Grupos de materiales

Aceros no aleados

Aleación de hierro con bajo contenido en carbono y escasa resistencia a la corrosión en condiciones ambientales "normales", de ahí que Haver & Boecker ofrezca telas metálicas fabricadas en aceros no aleados con acabado galvanizado, estañado o lacado.

Acero NIA

El acero NIA es un acero al carbono que ofrece unas condiciones óptimas para el tamizado por ser altamente resistente y fuerte, pero a la vez dúctil.

Aceros inoxidables martensíticos y endurecidos por precipitación

Los materiales que se indican en la tabla tienen una estructura ferrítica y son magnéticos. Utilizando tratamientos térmicos especiales se pueden endurecer según su aplicación para obtener una mayor resistencia al desgaste y a la deformación. El contenido en cromo de la aleación les confiere una buena resistencia a la corrosión en condiciones ambientales "normales".

Aceros inoxidables austeníticos

Los alambres de acero inoxidable son los más utilizados y representan el punto fuerte de nuestra producción. Estos materiales ofrecen una muy buena resistencia a la corrosión frente a las condiciones atmosféricas. Los aceros inoxidables austeníticos no son resistentes a la oxidación a alta temperatura (cascarillado).

Para aplicaciones en las que se pueden producir decoloraciones, generalmente hasta 450 °C, es preferible utilizar aceros refractarios. Si se requieren propiedades anticorrosivas comparables con una mayor resistencia, recomendamos telas metálicas fabricadas con el material 1.4310.

En caso de que el material utilizado se someta a altas temperaturas (p. ej. soldadura), recomendamos los aceros austeníticos con bajo contenido en carbono o el material 1.4571 estabilizado con titanio, ambos con suficiente resistencia a la corrosión intergranular. El grupo de materiales 1.44.. incluye molibdeno y presenta una mayor resistencia a la corrosión frente a productos clorados que el grupo de materiales 1.43..

Aceros inoxidables austeno-ferríticos

Los denominados aceros dúplex presentan una excelente resistencia a la corrosión frente al agua de mar. El molibdeno de la aleación les hace muy resistentes frente a la corrosión por picadura y su elevada resistencia a la tracción en comparación con las aleaciones austeníticas hace que sean idóneos para aplicaciones de las industrias química y petroquímica.

Aceros refractarios y aleaciones de conductividad térmica

Estos aceros resisten temperaturas de hasta 1300 °C en el aire y presentan una muy buena resistencia frente a una posible oxidación. El recubrimiento de óxido de aluminio que se forma en la superficie del alambre los hace idóneos para aplicaciones expuestas al aire. No se recomienda el uso de aceros ferríticos en entornos agresivos o sulfurosos. En esos casos debe recurrirse a los aceros refractarios austeníticos dado que presentan una mejor resistencia a la corrosión a altas temperaturas.

Cobre y aleaciones a base de cobre

El cobre se caracteriza por su buena conductividad eléctrica y térmica. Es extremadamente resistente al aire y al agua de mar. No obstante, su resistencia a la corrosión frente a cianuros, halogenuros y amoniaco es limitada.

Las aleaciones de cobre y estaño (bronce estañado) se caracterizan por una alta resistencia al desgaste y unas propiedades de funcionamiento excepcionales en caso de emergencia, cualidad muy importante en el caso de los cojinetes, por ejemplo. Las aleaciones de cobre y zinc (latón) resultan especialmente adecuadas para procesos de tamizado y filtración.

Evite que el material entre en contacto con amoniaco (NH3) ya que puede agrietar el latón.

Níquel y aleaciones a base de níquel

El níquel presenta una excelente resistencia frente a multitud de sustancias corrosivas como los halogenuros, los álcalis cáusticos y numerosos compuestos orgánicos. Presenta buenas propiedades magnéticas y de conductividad eléctrica y térmica.

Las telas metálicas fabricadas con una aleación a base de níquel se producen atendiendo a criterios específicos. Utilizando elementos especiales en la aleación se puede combinar una alta resistencia a la corrosión frente a ácidos y sustancias alcalinas con una buena resistencia a la temperatura. La aleación Alloy 59 ofrece una amplia gama de aplicaciones en medios alcalinos y ácidos.

Titanio y aleaciones a base de aluminio

La tela mosquitera Haver ALUMINOY se compone de un núcleo de AlMg5 recubierto de aluminio puro. El titanio es un material con una excelente resistencia a la corrosión frente a numerosos productos agresivos. Encontramos sus ámbitos de aplicación en la industria aeronáutica y aeroespacial y también en la medicina. La excelente relación entre la resistencia a la tracción y la densidad es comparable a la de los materiales austeníticos.

El aluminio es un material muy blando y ligero con una buena resistencia a la corrosión. Como en el caso de los materiales austeníticos, la resistencia a la corrosión se consigue mediante la formación de una capa de pasivación en el aire. Los materiales que contienen magnesio AlMg3 y AlMg5 presentan una mejor resistencia a la tracción que el aluminio puro.

Top